Consejos para principiantes

5 tips para empezar a tomar vino

A todos nos llega en algún momento de nuestras vidas las ganas de aprender a tomar vino. A algunos les toca como herencia familiar, en la mesa con los padres. Mientras que otros se largan a probar vinos ya siendo adultos, con la ayuda de amigos o en catas organizadas.

Los vinos pueden ser clasificados según su estilo. Los hay dulces, espumantes, afrutados, livianos (o con poco cuerpo), con cuerpo medio y con mucho cuerpo. En general, al principio tendemos a sentirnos más cómodos con los sabores dulces que con los ácidos o amargos, una característica que se asocia con los vinos cuando no se conoce demasiado del tema.

Por eso, siempre es bueno seguir las 5 recomendaciones de los especialistas para iniciarte en este camino.

1. Empezar con un vino dulce. Porque es mucho más fácil de acostumbrar el paladar que si arrancás con un tinto tradicional. Puede ser incluso un vino espumante, pero mejor que sea dulce o demi-sec (evitar los brut o sec) para que no te incomode la acidez. Entre los vinos dulces están los de postre como opción para empezar a probar. Para cada vino que pruebes, siempre tenés que olerlo y degustarlo; así tus sentidos se van acostumbrando a los aromas y sabores particulares de cada variedad.

2. Seguir con un vino con mucha fruta. En este camino de prueba y de adaptación del olfato y el gusto, no hace falta gastar en vinos caros, los de la franja de 100 a 150 pesos son los ideales. Y para dar el siguiente paso, conviene buscar un vino ligero con mucha fruta. Con aromas a frutas tropicales, frutilla o frambuesa madura ayuda a darle un dulzor que te va a permitir introducirte en los vinos más complejos.

3. Vinos ligeros o con poco cuerpo. En esta categoría son ideales los vinos blancos varietales de uvas como la sauvignon blanc, pinot grigio o torrontés, que producen vinos bien ligeros y fáciles de tomar (por otra parte, ideales para los días de calor porque son bien frescos). También entra en esta categoría la mayoría de los vinos rosados.

4. Vinos de cuerpo medio. Ya estás empezando a degustar tus primeros vinos tintos, que son más complejos que los que probaste hasta ahora. Aquí podés buscar varietales como los merlot y pinot noir (bien agradables al paladar), o blancos como los chardonnay.

5. Vinos de mayor cuerpo. Esta es la categoría de los vinos más consumidos en la Argentina, donde se ubican los malbec, pero también están los cabernet sauvignon, syrah, bonarda, hasta llegar a los más astringentes, como la variedad tannat. Además, tené en cuenta que los vinos cultivados a mayor altitud (como los de Salta), también suelen ser de más cuerpo, por lo que te conviene dejarlos para esta etapa en tu proceso de aprendizaje.

autor: Mariano Brandan
Horario de Atención:

Lunes a Viernes de 9 a 18hrs

Contacto

pedidos@bodeguero.com.ar
54 9 11 73660180
Chatea con nuestros Asesores!